Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
img
img

 

 

IGLESIA DE CRISTO
BIENVENIDOS AL BLOG DE LA IGLESIA DE CRISTO DE SULLANA-PERU HERMANO ANDRES CHIROQUE SILVA

img
img
16 de Enero, 2011 · General

COMENTARIO LIBRO DE FILEMON

NOTAS SOBRE FILEMÓN

INTRODUCCIÓN

I. EL AUTOR DE LA CARTA:

Sin discusión, el apóstol Pablo es el autor

de esta carta, siendo Timoteo socio de Pablo

en el envío de ella (1:1). El autor de la carta a

los colosenses, y el de ésta, es el mismo. Los

mismos dos, Pablo y Timoteo, las envían, y los

mismos hermanos mandan saludos (Epafras,

Marcos, Aristarco, Demas, y Lucas), Fil. 23,24,

con la excepción de que en la carta a los colosenses

se agrega el nombre de Jesús, llamado

Justo (Col. 4:10-14). En las dos cartas es saludado

Arquipo.

II. EL FONDO Y EL PROPÓSITO DE LA

CARTA:

Onésimo, un esclavo, había desertado de

su amo en Colosas (Col. 4:9). (Su culpa pudo

haber sido nada más escaparse de su amo,

huyendo, robándole así de su servicio debido.

Pudo haber robado a su amo, o administrado

mal algunos bienes de su amo, y que por eso

huyó. No se puede saber). En su fuga llegó a

Roma, y de alguna manera hizo contacto con

el apóstol Pablo. (Pudo haber conocido a Pablo

antes, cuando éste estuviera en compañía

de Filemón durante los dos años que Pablo

predicaba en Asia <Hech. 19:10>. En este caso

hay la probabilidad de que hubiera buscado a

Pablo en Roma. Pero Col. 2:1 indica que Pablo

nunca estuvo en Colosas. Si no le conocía antes,

su encuentro con Pablo fue cosa de casualidad).

Estando cerca de Pablo, fue convertido en

cristiano. Ahora, como cristiano, debía volver

a su amo y hacer la restitución debida. Pablo

le persuadió, con la enseñanza del evangelio, a

hacerlo, y preparó esta carta para el amo, Filemón.

Sin duda la carta logró su fin. Tal carta, en

su manera de expresarse, escrita por tal hombre,

“prisionero” fiel de Jesucristo, no fácilmente

fallaría en inducir a Filemón a recibir de

nuevo a Onésimo, y esto de manera bondadosa.

El evangelio, en toda situación diaria, extrae

lo mejor en el hombre sincero y amador

de la verdad. Onésimo, ahora cristiano, tenía

un deber que cumplir hacia su amo; Filemón,

exhortado y suplicado por mensaje apostólico,

tenía que responder de manera consecuente

con la mente de Cristo.

Esta carta es un buen ejemplo de súplica

tierna, de cortesía, tacto y diplomacia, y de

generosidad de espíritu.

Pablo intercedió con Filemón a favor de

Onésimo, el esclavo que se había fugado. Ya

que el esclavo es ahora cristiano, le suplica

que le reciba como a hermano en Cristo.

Además, con generosidad de corazón, Pablo

ofrece hacer suya cualquier deuda que Onésimo

tuviera con su amo.

El caso a la mano, en esta carta, es precedente

para toda situación similar futura.

III. LA BIBLIA Y LAS INJUSTICIAS SOCIALES:

La Biblia se dirige a toda cuestión en la

vida del hombre. Se dirige a la de la esclavitud.

Esta carta da un ejemplo del trato cristiano

entre amo y esclavo, conforme a pasajes

sobre el particular en otras epístolas novotestamentarias

(Efes. 6:5-9; Col. 3:22--4:1; 1 Tim.

6:1,2; Tito 2:9,10; 1 Ped. 2:18-20). Las Escrituras

no abogan por la esclavitud; tampoco

promueven la prohibición de ella como cosa

inherentemente mala. (Desde luego el robo de

personas es malo, porque es malo el robar).

En tiempos bíblicos había mucha esclavitud

por sujeción voluntaria. Pero el evangelio no

aprueba en nada la “desobediencia civil” como

es promovida hoy en día para cambiar supuestas

o verdaderas injusticias de hombres

contra hombres. En los EE.UU. en las últimas

décadas se están metiendo muchas iglesias

denominacionales, en medida exagerada, en la

política, usando el púlpito para promover alborotos

y demostraciones públicas. Muchos

“reverendos” se están volviendo candidatos

políticos con el fin de combatir injusticias sociales.

Estos son modernistas, que han dejado

por completo el respeto que antes se tenía

hacia las Sagradas Escrituras. La solución del

problema, como está propuesta aquí en esta

carta a Filemón, no les atrae en nada. [Mejor

es la solución según la sabiduría humana!

En Cristo delante de Dios toda persona es

igual (Gál. 3:28). En la vida social, muchas veces

hay distinciones, clases y rangos, aunque

en un sentido toda persona es esclava (Rom.

6:16-18; es cuestión de ¡cambiar de amo!). Llegar

el esclavo a ser cristiano no le obligaba a

buscar la libertad civil (1Cor. 7:17-24), como

tampoco los esposos cristianos ya debían dejar

a sus esposos inconversos (los versículos 12-

16). La Ley de Cristo no sirve de ocasión ni de

justificación para sublevaciones y disturbios

sociales. El evangelio no obliga al esclavo a

llegar a ser libre, ni al gentil a circuncidarse, ni

al judío a dejar de ser circuncidado. No sirve

de promoción de una supuesta “utopía” en

este mundo, sino para salvar al pecador y prepararle

para la vida eterna. Para el mundano,

la esclavitud significa ser propiedad de otro;

pero delante de Dios lo que importa eternamente

no es estar socialmente libre, sino ser

heredero de la vida eterna por medio de la

conversión a Cristo.

El evangelio es el único poder para hacer

cambios deseables permanentes, porque cambia

el corazón del hombre. La legislación

humana puede modificar y hasta cierto grado

limitar las injusticias del hombre, pero el papel

del gobierno es principalmente castigar a malhechores

(Rom. 13:1-7). Cristo y sus apóstoles,

y los demás discípulos no promovieron de2

mostraciones y desfiles públicos ante sedes de

gobiernos para procurar quitar injusticias sociales

o para establecer justicias. El evangelio

cambia el corazón del hombre, y luego con

conciencia según la mente de Cristo, ese hombre

legisla y gobierna con moralidad y justicia.

IV. EL TIEMPO EN QUE LA ESCRIBIÓ, Y

DESDE DÓNDE:

Las fechas que comentaristas reconocidos

han fijado para esta carta varían entre 60 y 64

d. de J.C. Después de estudiar las razones

propuestas, favorezco la fecha del 62. Fue escrita

y enviada al mismo tiempo que las cartas

a los Efesios y a los Colosenses, que fue durante

el primer encarcelamiento de Pablo en Roma.

Ellas tienen el mismo autor, y fueron escritas

para hermanos de la misma región y bajo

circunstancias similares. El portador es el

mismo, Tíquico (Efes. 6:21; Col. 4:8,9). Probablemente

fue Onésimo mismo quien llevó esta

carta a su amo.

Algunos afirman que Cesarea es el lugar

desde donde fue enviada esta carta a Filemón,

y naturalmente en una fecha más temprana.

(Pablo estuvo encarcelado en Cesarea, Hech.

23:23,24, como dos años, 24:.27, antes de ser

llevado a Roma, 27:1). Pero la evidencia fuerte

apunta más bien a Roma como el lugar del

origen de esta carta. Fue escrita en un tiempo

cuando Pablo esperaba lograr su libertad (Fil.

22). Epafras había ido a Roma a informar a

Pablo acerca de las cuestiones vivas en la región

de su hogar (Colosas, Laodicea) (Col.

1:8), y ahora Pablo desde Roma escribe a las

iglesias en Colosas y en Laodicea (Col. 4:16),

como también a Filemón, residente en Colosas.

V. LA AUTENTICIDAD DE LA CARTA:

Esta carta es la única puramente personal

en el Nuevo Testamento. (Las cartas a Timoteo,

a Tito, a la señora elegida, y a Gayo, tratan

asuntos doctrinales aparte de lo personal). Pero

a pesar de ello, esta carta era reconocida

como inspirada por los “Santos Padres” (los

primeros doctores en asuntos bíblicos). Los

siguientes dan testimonio a tal conclusión:

Orígenes, Tertuliano, Eusebio, Jerónimo, y Policarpo.

El hecho de que no citaban mucho a

esta carta fácilmente se puede atribuir a la

brevedad de ella.

FLEMÓN está bien relacionada con COLOSENSES.

Véase I., arriba. Si la carta a los

COLOSENSES es auténtica, entonces también

lo es FLEMÓN.

VI. A QUIÉN LA ESCRIBIÓ:

Es una carta personal a Filemón. Éste era

de Colosas en Frigia (Col. 4:9, dice Pablo que

Onésimo, esclavo de Filemón, era de Colosas;

de eso se deduce que Filemón era de Colosas).

Era cristiano fiel en Colosas. Se infiere que era

hombre de medios, pues tenla cuando menos

un esclavo, y tenla una casa suficientemente

grande para servir de sitio de reunión para la

iglesia, y para hospedar a visitantes. Aparte

de hospitalario, era hombre reconocido por su

generosidad hacia todos. Su carácter era de

pura nobleza. Parece haber sido amigo íntimo

de Pablo (versículo 1, “al amado Filemón”).

Se pudieron haber conocido durante los dos

años y meses que pasó Pablo en Efeso, cuando

predicó allí y en sus derredores (Hech. 19). Se

implica que era converso de Pablo (versículo

19). De alguna manera cooperaba con Pablo

en el evangelio, pues en el versículo 1 se le dice,

“colaborador nuestro”. Su nombre se deriva

de una palabra griega para decir “amor”.

Siendo hombre de integridad, se podía

esperar que hiciera lo justo en este caso que se

presentó.

Aunque por el texto es obvio que esta carta

fue escrita en particular a Filemón, en la salutación

Pablo se dirige también a Apia, a Arquipo,

y a la iglesia en la casa de Filemón. Al

final de la carta (versículo 25), Pablo dice

“vuestro espíritu” (plural). Se leería, pues, esta

carta a todos los saludados en ella (los versículos

1,2).

---***---

v.1 -- “Pablo, prisionero de Jesucristo”.

Siendo ésta una carta personal, en la cual no

había caso alguno que requiriera apelación a

autoridad apostólica, Pablo no usa el término

“apóstol”, como en el caso, por ejemplo, de la

carta a los gálatas (1:1). En la carta a los colosenses

sí emplea el término “apóstol”, porque

apelaba a su autoridad para combatir falsas

doctrinas (por ej., en 2:8-23).

Véase el versículo 9, donde otra vez emplea

la palabra griega, DESMIOS (prisionero), y

también Efes. 3:1; 4:1; 2 Tim. 1:8. Esta palabra

griega significa prisionero ligado o encadenado,

Fil. 1:7; Efes. 6:20. Era prisionero “de Jesucristo”,

porque era por su servicio a Cristo que

se encontrara encarcelado en Roma. Era un

honor para Pablo sufrir por él. No era prisionero

de Roma por haber cometido algún crimen

contra el estado, sino que se encontraba

encadenado porque defendía la Verdad del

evangelio.

Siendo prisionero de Cristo, en realidad

por comparación lo que ahora pedía a Filemón

era un favor pequeño. Filemón era de Cristo

también, pero se encontraba en libertad (civil).

Recibir una petición de un gran hombre de

Dios, encontrado en prisión por la Voluntad

de Dios, naturalmente tendería a impelerle a

concederla.

--“y el hermano Timoteo”. El texto griego

dice “el hermano”, y no “nuestro hermano”

(según algunas versiones); otras también dicen

“el hermano” (las ver. B.A., Mod., RVA., P.B.,

etc.). No era apóstol como Pablo, y por eso va

excluido del apostolado en las salutaciones.

Véanse 2 Cor.1:1; Col. 1:1; compárense Fil. 1:1;

3

1 Tes. 1:1; 2 Tes. 1:1. Timoteo era de la misma

región (de Listra, Hech. 16:1), y había viajado

mucho con Pablo. Es posible que él también

conociera a Filemón en persona. Se ha sugerido

que se menciona Timoteo aquí en la salutación

porque tal vez haya sido quien escribió la

carta.

La expresión “el hermano” es usado también

de otros hermanos, compañeros de Pablo

(Rom. 16:23; 1 Cor. 1:1; 16:12). Filemón es llamado

“hermano” en los versículos 7,21, y en el

versículo 16 Onésimo es llamado “hermano

amado”.

--“al amado Filemón”. Sobre su persona,

véase INTROD. VI. (Su nombre es muy semejante

a la palabra griega para decir “beso”).

Ser amado de un apóstol de Cristo es un gran

honor. Compárense 2 Jn. 1; 3 Jn. 1.

-- “colaborador nuestro.” En tiempos

apostólicos no había ninguna distinción entre

“clérigos” y “laicos.” El apóstol Pablo consideraba

“colaboradores” a muchos hermanos diferentes,

por estar ellos en alguna manera activos

en los asuntos del evangelio (Rom.

16:3,9,21; 1 Cor. 3:9 -- Apolos; 2 Cor. 8:23; Fil.

2:25; 4:3 -- mujeres y otros; Col. 4:2,3,11, varios;

Filemón 23, varios). Cuando Pablo estaba

en el área de Efeso (Hech. 19), posiblemente

Filemón colaboraba con é1 en el evangelio. 0

tal vez se hace referencia a sus actividades en

Colosas y en sus derredores. Sea como sea, Filemón

de alguna manera tenía comunión con

Pablo en el evangelio.

v.2 -- “y a la amada hermana Apia”. Dado

lo personal de esta carta dirigida a Filemón, y

la mención en este versículo de su casa, se supone

que Apia era la esposa de Filemón, aunque

esto no se puede probar. Según el texto

griego su nombre se escribe Apfia, y por eso

algunas versiones lo deletrean así.

--“y a Arquipo nuestro compañero de milicia”.

Por la misma razón ya dada, muchos

suponen que Arquipo era hijo de Filemón y de

Apia. Arquipo es mencionado en Col. 4:17 (en

seguida del saludo a la iglesia en Laodicea).

Se deduce que era evangelista en Colosas, o en

Laodicea. Debemos recordar que esta carta, y

la dirigida a los COLOSENSES, fueron escritas

al mismo tiempo. En Col. 4:17 Pablo, exhorta

fuertemente a Arquipo, pero en ésta con tacto

le presenta como su “compañero de milicia”,

término o frase usado por Pablo solamente en

otra ocasión, y esto con referencia a Epafrodito

(Fil. 2:25). La obra del cristiano (y del evangelista

en particular) es una de “guerra espiritual”.

Véanse Efes. 6:11 y sig.; 1 Tim. 6:12; 2

Tim. 2:3,4; 4:7).

--“y a la iglesia que está en tu casa.”

Era costumbre común en el primer siglo que

las iglesias se reunieran en casas particulares.

Véanse Rom. 16:5,14,15; 1 Cor. 16:19; Col. 4:15;

compárense Hech. 12:12; 16:15,40). Hermanos

más ricos, teniendo casas más grandes, usaban

sus bendiciones a la gloria de Dios, disponiendo

sus casas al uso de la iglesia local. (La

misma práctica existe hoy en día en muchas

partes. Su servidor ha usado las suyas así en el

principio de obras nuevas y en otras ocasiones).

Edificios para el uso exclusivo de la iglesia

local no existían en los primeros dos siglos.

No son necesarios para la obra local; son una

conveniencia, nada más. Los que hoy en día

hablan de los edificios como esenciales para la

obra de la iglesia local, diciendo que sin ellos

la obra no puede progresar, ignoran voluntariamente

el gran progreso de la iglesia del siglo

primero. Es un gran equívoco dar énfasis

indebido al edificio, gloriarnos en é1, y gastar

demasiado dinero en algo que es usado tan

poco tiempo.

Esta carta fue dirigida, no solamente a Filemón,

sino a Apia, a Arquipo, y ¡a la iglesia

en su casa! Esta carta, pues, sería leída a la

iglesia entera.

v. 3 -- “Gracia y Paz ..... Jesucristo”. Véase

la misma bendición en Rom. 1:7; 1 Cor. 1:3; 2

Cor. 1:2; Efes. 1:2; etcétera. La gracia es el favor

no merecido de Dios, y la paz es el resultado

de estar en esa gracia, lograda por la reconciliación

con Dios por Jesucristo (2 Cor.

5:18). Nótese que la gracia y la paz proceden

del Padre y del Hijo. (No honrar al Hijo es no

honrar al Padre, Jn. 5:23).

Esta carta termina (versículo 25) con la

misma bendición.

v. 4 -- “Doy qracias ... memoria de ti”. La

palabra “siempre” deben ir con las palabras

“doy gracias” -- “Doy gracias a mi Dios siempre”

(las versiones B.A., NTP., ASV, Mod.,

L.A., etcétera).

Para introducciones de Pablo, con oraciones

de acción de gracias, véanse Rom. 1:8; 1

Cor. 1:4; Efes. 1:16; Fil. 1:3; Col. 1:3; 1 Tes. 1:2; 2

Tes. 1:3. Pablo estaba acostumbrado a mencionar

en sus oraciones por nombres a iglesias y a

individuos. Siendo éstos muchos, sin duda era

hombre de mucha oración.

La palabra griega para la frase “haciendo

memoria” lleva la idea de “recordar”, o “acordarse

de”. Varias versiones usan estas palabras

en lugar de hacer memoria (como en

nuestra versión), o “hacer mención”, según

otras muchas versiones. La idea expresada por

el griego es la de “mencionarte al recordarme

de ti”.

--”en mis oraciones.” El griego dice: EPI (=

sobre) mis oraciones; es decir, en las ocasiones

de orar.

Pablo daba gracias a Dios por Filemón,

porque el bien de Filemón Pablo lo consideraba

como una bendición de Dios.

v. 5 -- “porque oigo del amor ... los santos”.

Pablo tuvo en Epafras y en Onésimo, y

tal vez en otros, fuentes de información acerca

4

del amor y de la fe de Filemón. Los dos eran

de Colosas (Col. 4:12,13), y estuvieron con Pablo

en el tiempo en que se escribió esta carta.

El amor y la fe de Filemón son mencionados,

y luego son mencionados el Señor Jesús y

los santos. Esperaríamos ver otro orden de palabras:

la fe y el amor, hacia Jesús y los santos,

porque la fe es hacia Jesús, y no hacia los santos.

Algunos entienden que Pablo habla del

amor y de la fe hacia los dos, pero me parece

más razonable entender que la referencia del

amor es hacia los santos, y la de la fe es hacia

el Señor Jesús.

El amor procura el bien de otros. La fe

guía a la persona a practicar la ley, o las ordenanzas,

del Señor.

v. 6 -- “para que”. Esta frase debe conectarse

con la de “haciendo memoria”, versículo

4. Pablo se acordaba de Filemón y mencionaba

su nombre en sus oraciones, “para que .... “.

Pablo ahora expresa el objeto de sus oraciones

cuando mencionaba el nombre de Filemón.

--“]a participación de tu fe”. La palabra

griega KOINONIA, aquí traducida “participación”,

es la palabra para decir “comunión”. En

Rom. 15:26 se traduce “ofrenda”, en 2 Cor.

9:13 “contribución”, y en Heb. 13:16 “ayuda

mutua”. La fe debe tener su participación, o

sus frutos, al hacer que el creyente comparta

de sus bienes a otros. La fe tiene que hacerse

común a otros por medio del compartimiento

de bienes con ellos.

--“sea eficaz” = sea eficiente o enérgica

(Sant. 5:16, eficaz). La comunicación de la fe

debe ponerse en obras, ser enérgica o eficiente.

Aquí Pablo habla de la energía en acción.

--“en el conocimiento ... en vosotros.” La

fe de Filemón no había de ser activa en cualquier

negocio, sino en aquello basado en

completo conocimiento de la verdad de lo que

es bueno para la salvación eterna, como visto

ello entre los santos en Colosas. Compárese

Fil. 1:9.

--“por Cristo Jesús”. La preposición griega

es eis (= para, a, hacia). La Ver. P.A., y

otras, dicen: “Para Cristo”, o “hacia Cristo”.

La Ver. Mod. dice, “Para (gloria de) Cristo”.

Tal es el significado correcto. Lo que Pablo

pedía debía ser hecho para la gloria de Cristo,

o “en relación con Cristo” (Ver. H.A., Ver.

N.M.).

v. 7 -- “Pues.” Ahora Pablo da la razón de

por qué oraba con acción de gracias, según

decía en el versículo 4.

--”tenemos gran gozo y consolación en tu

amor.” Cuando Pablo oyó (tal vez por medio

de Epafras y de Onésimo) de las obras de

amor que hacía Filemón hacia los santos, le

dio gozo y consolación. (Véase en 2 Cor. 7:4 la

combinación de consolación y gozo).

--“porque por ti ... de los santos.” Los corazones

de los santos habían sido confortados

por la benevolencia y caridad de Filemón en

diferentes ocasiones. La palabra griega, aquí

traducida “confortados”, aparece en Mat.

11:28 (el ejemplo y la promesa de Cristo); 1

Cor. 16:18 y 2 Cor. 7:13 (hallaréis descanso,

confortaron, confortado). Otras versiones en

este versículo 7 dicen “han sido refrescados”,

“han tenido refrigerio”, “han sido recreados”,

“has dado verdadero alivio,” etcétera.

--“oh hermano”. El orden de las palabras

según el texto griego es como aparece en la

Ver. B.A., “porque los corazones de los santos

han sido confortados (margen, recreados) por

ti, hermano”. Pablo, al cerrar esa secuencia de

palabras, dice: “hermano”, una palabra de

afecto, estima, amor y confianza. Pablo identifica

a Filemón consigo mismo, al decirle,

“hermano”, porque Pablo también siempre

andaba recreando los corazones de los santos.

Espera que Filemón ahora siga con sus hechos

de amor, para recrear el coraz6n de Onésimo.

Tal es la implicación de sus palabras a Filemón.

v. 8 -- “Por lo cual”. Esta frase apunta a las

pruebas que Pablo tenía del amor de Filemón

los versículos 4-7). Se debe conectar con el versículo

9, “te ruego por amor.” Es decir, “Dado

que eres una persona que refresca corazones,

que comparte con otros, que ama, te ruego …”

--“aunque tengo mucha libertad.” La palabra

griega, en nuestra versión traducida “libertad,”

lleva la idea de libertad en hablar, o

de confianza sin miedo, que es lo opuesto de

temor (compárese Jn. 7:13) o de reserva (compárese

Jn. 11:14).

Notemos estas versiones: “mucha confianza”

(Ver. R.V.A.; Ver. Mod.; Ver. B.A.,

margen), “franqueza de expresión” (Ver.

N.M.); “franqueza suficiente” (Ver. NVI.);

“mucha franqueza” (Ver. L.A.).

--“en Cristo”; es decir, en conexión con

Cristo, la fuente de su autoridad apostólica.

--“para mandarte”. Como apóstol tenía

autoridad para mandar. Considérense Rom.

1:1; 2 Cor. 12:12; GáI. 1:1; 2 Tes. 3:6; 2 Tim. 1:1,

11; 4:1; Tito 1:1.

--“lo que conviene”. La implicación es

que recibir a Onésimo es algo oportuno, apropiado,

correcto, o conveniente. Compárese

Col. 3:18; Efes. 5:4.

v. 9 -- “más bien te ruego por amor”. Pablo

tenía el derecho de apóstol de mandar a

Filemón, pero optó por rogarle, a base de

amor, dado que Filemón usaba de mucho

amor hacia otros (los versículos 5-7). Todo

servicio a Dios (y servir al hermano en Cristo

es servir a Cristo, Mat 25:45) tiene que ser de

voluntad! Véase el versículo 14.

El tener autoridad no siempre requiere

que ella se ejerza. Se logra más recurriendo,

apelando, a los sentimientos nobles de la persona.

5

Pablo no hizo caso omiso de su autoridad

apostólica, sino quiso motivar a Filemón a

hacer lo conveniente a base de amor.

--“siendo como soy, Pablo ya anciano”. La

palabra griega usada aquí para decir “anciano”

se emplea en Luc. 1:18 y en Tito 2:2. Pablo

tenía probablemente unos sesenta años de

edad. (Frisar en los sesenta años era en ese

tiempo tener una grande edad. Además de

eso, los años de Pablo habían sido en gran parte

difíciles, -- compárese 1 Cor. 4:9-13; 2 Cor.

11:23--12:10).

Pablo era “joven” cuando murió Esteban,

Hech. 7:5. Los griegos usaban la palabra NEANIAS

(“joven”) para una persona entre veinticuatro

y cuarenta y ocho años. Unos veintisiete

años habían pasado entre la muerte de Esteban

y la composición de esta carta a Filemón.

--“y ahora, además, prisionero, de Jesucristo”.

Los encarcelamientos (2 Cor. 11:23)

contribuyeron a lo difícil de su vida. Sobre

“prisionero”, véase el versículo 1, comentarios.

Una petición de tal persona (Gál. 6:17)

fácilmente no podría ser rechazada. El respeto

hacia la edad y la situación actual de Pablo

conduciría a Filemón a obedecer esta petición

de Pablo. En cambio, la conmiseración de Filemón

consolaría a Pablo en sus prisiones.

v. 10 -- El orden de las palabras de este

versículo, según el texto griego, es según dice

la Ver. P.B., “te ruego por mi hijo que engendré

en las cadenas, por Onésimo”. Otras versiones

(Mod., H.A., J.T.D., ASV, etc.) también

dan este orden. Esto es importante. Pablo

primero hace su solicitud, y luego nombra a la

persona. Así da un clímax efectivo a la petición.

Al leer Filemón las palabras anteriormente

escritas, iba pensando en la persona

convertida por Pablo, el prisionero romano,

antes de saber la identidad de la persona tratada.

No dijo Pablo: “Te ruego por tu esclavo,

Onésimo, a quien he convertido en cristiano,

mientras estoy encadenado, etc." Con tacto

Pablo evitó que el prejuicio llegara al corazón

de Filemón antes que el buen sentido de justicia

y de verdad.

--"te ruego". Repite la frase del versículo

9. La repetición da énfasis.

--"por mi hijo". Compárense 1 Tim. 1:12; 1

Cor. 4:15. Pablo, en Roma, fue quien convirtió

a Onésimo. La petición de Pablo, pues, concierne

¡un hijo de él! No dijo, “por tu esclavo”,

sino “por mi hijo”.

--“Onésimo”. Este nombre significa “útil”

o “provechoso”. En el versículo 20 aparece la

forma verbal de esta palabra (nombre), y se

traduce “tener utilidad, provecho, gozo, ayuda”.

En 1 Tim. 1:16 aparece el nombre “Onesíforo”,

que significa “cargador de provecho”.

--“a quien engendré”. Véanse 1 Cor. 4:15;

Sant. 1:18; 1 Ped. 1:23.

--“en mis prisiones”. Pablo convirtió a

Onésimo mientras estaba encarcelado en Roma.

Si Pablo, en cadenas a Causa del evangelio,

había convertido a Onésimo, ¡cuán grande

seria el aprecio por el convertido que otro cristiano

sentiría porque se identificaba con la

misma Causa!

En lugar de “prisiones”, otras versiones

dicen “entre cadenas” (B.J.; N.C.), “entre las

cadenas” (S.A.), “entre estas cadenas” (NVI).

En los versículos 1 y 9 aparece la palabra griega

DESMIOS, prisionero encadenado. Aquí la

palabra es DESMOS, cautividad, encadenamiento.

En Luc. 13:16 aparece, siendo traducida

“ligadura”. No solamente se encontraba Pablo

como en prisión, sino trabado con cadenas.

v. 11 -- “el cual en otro tiempo te fue inútil”.

La palabra griega para decir “inútil” es

ACHRESTOS. La letra inicial, “A” es privativa;

CHRESTOS significa “útil”, igual que la palabra

ONESIMOS. ACHRESTOS, pues, significa “no

útil”. (Compárese Mat. 25:30, “siervo inútil”).

Ya que Pablo dijo “Onésimo” (versículo 10, el

nombre propio que significa, “útil”), ahora pasa

a hacer un juego de palabras: inútil primero,

y luego útil. Es como si hubiera dicho: “Útil

se te hizo inútil, huyendo de ti, pero ahora

que es cristiano, Útil es útil para nosotros dos,

pues me ha servido a mi y vuelve a ti para serte

servidor fiel”.

Pablo no intentó encubrir o ignorar la culpa

de Onésimo por haberse fugado de su amo.

No le justificó, porque tenia culpa. Pero ahora,

dice Pablo, el caso es diferente; el evangelio

ha entrado en el cuadro.

--“pero ahora a ti y a mi nos es útil”. La

palabra griega aquí para decir “útil” es EUCHRESTOS.

Se emplea en 2 Tim. 2:21; 4:11.

Antes Onésimo era inútil para una sola

persona (Filemón); ahora que es cristiano ¡es

útil para dos personas! (En el versículo 13 Pablo

alude a la utilidad de Onésimo mientras

éste estaba con Pablo en Roma). Ahora como

cristiano Onésimo será útil para Filemón como

nunca en el pasado, porque obedecerá la voluntad

de Dios como está revelada en Efes.

6:5-8 y Col. 3:22-24.

Pablo da confianza a Filemón, respecto al

servicio fiel de parte de Onésimo, al mencionar

la utilidad de éste para los dos.

El poder del evangelio se ve en los grandes

cambios que puede hacer en las personas.

Véase1 Tim. 1:13-16. El esclavo inútil para su

amo fue convertido en un servidor útil para

muchos. Esto fue logrado por el evangelio

predicado por un apóstol de Cristo que antes

había perseguido al Señor. El evangelio hace

de la persona una nueva criatura (2 Cor. 5:17).

Lo inútil es cambiado en pura utilidad. (El

problema consiste en que algunos que profesan

ser cristianos no quieren olvidarse del pasado

del convertido).

v. 12 -- Nuestra versión sigue un texto

6

griego, considerado inferior. El texto griego de

Westcott y Hort dice literalmente, “el a quien

he vuelto a enviar a ti, él, es decir mis propias

entrañas”. Notemos las siguientes versiones:

“Y te lo he vuelto a enviar en persona, es

decir, (como si fuera) mi propio corazón”

(B.A.). La Ver. ASV es casi igual en su traducción.

“vuélvotelo a enviar a él, que es como decir

mi propio corazón” (margen, Gr., mis entrañas)

(H.A.).

“a quien he vuelto a enviar a ti, es decir,

como mi mismo corazón” (Mod.).

“el que te he vuelto a enviar, a él que es mi

propio corazón” (JTD).

Nótese: La palabra “corazón” en el griego

es “entrañas”. La ver. NVI dice, “A ti te lo devuelvo--

que es como si te enviara mis propias

entrañas”. Los griegos antiguamente consideraban

las entrañas como la sede de las emociones.

--“el cual vuelvo a enviarte”. Col. 4:7-9

indica que Onésimo volvió juntamente con

esta carta para Filemón. Véase INTRO., IV,

primer párrafo.

La justicia de Dios demandaba que Pablo

le devolviera, y que Onésimo se conformara.

Pero la misma justicia de Dios demandaba que

Filemón le recibiera como recibiría a Pablo

mismo, con perdón, amor, y la consideración

digna de un hermano en Cristo.

Hoy en día muchos clérigos (“reverendos”)

de las iglesias modernistas (las que niegan

la deidad de Jesús, la inspiración de las

Escrituras, la existencia del infierno, etc.), ya

que se ocupan puramente en cosas de esta vida

física, organizan desfiles y hasta desórdenes

civiles, ante sedes de gobierno y otros sitios,

para fomentar lo que llaman “derechos

civiles”. Dejan la impresión de que tal es la

voluntad de Dios (pues son representantes de

iglesias). Si alguien de veras se interesa en la

voluntad de Dios, concerniente a un caso de

esclavo fugado ya convertido en cristiano, lea

esta carta. El hombre guiado por la sabiduría

humana procura mejorar la condición física

del hombre por medio de legislación humana,

forzada por la presión de desfiles y desórdenes

civiles. Pero el evangelio (la sabiduría divina)

logra grandes mejoramientos en la vida

del hombre por medio de afectar cambios en

el corazón.

--“tú, pues, recíbele como a mí mismo”. El

texto griego de Westcott y Hort no habla de

cómo recibir Filemón a Onésimo, sino de cómo

Pablo envió a Onésimo a Filemón, enviándole

como a su propio corazón. Véanse las

traducciones dadas arriba. No obstante, el

versículo 17 sí dice cómo Filemón debe recibir

a Onésimo.

Pablo, al enviar a Onésimo a Filemón, envió

parte de sí mismo, tan profundo era el cariño

que sentía por Onésimo. Era su hijo; era

su corazón. ¿Cómo podría Filemón negarse a

recibir a Onésimo? pues seria igual que negarse

a recibir a Pablo.

v. 13 -- “Yo quisiera”. El tiempo en el texto

griego es el imperfecto = “Yo deseaba”; y el

pronombre “yo” es enfático. Es decir, “Yo deseaba

... pero ahora suspendo el pensamiento”.

Notemos estas versiones:

“yo quería retenerlo conmigo para que

por ti me sirviese en las prisiones del evangelio”

(P.B.).

“Yo deseaba retenerlo conmigo, para que

en tu lugar me sirviera en mis prisiones por el

evangelio” (R.V.A.).

Personalmente hablando, así lo quería Pablo.

En tal caso, Pablo habría considerado el

servicio de Onésimo como si hubiera sido el

de Filemón mismo.

--“retenerle conmigo”, para servicio personal,

dado que Pablo era viejo y estaba encadenado.

Esto implica que Onésimo se dedicaba

tal vez totalmente a servir a Pablo en toda

consideración, y con competencia, y es prueba

para Filemón de la conversión genuina de

Onésimo. Esta confianza de Pablo en Onésimo

despertaría confianza en Filemón para recibirle

debidamente.

--“para que en lugar tuyo”. Pablo supone

que Filemón con gusto hubiera rendido en

persona, o con uno de sus esclavos, los servicios

que Onésimo había estado rindiendo, y

que si Filemón hubiera sabido los detalles del

caso, habría estado de perfecto acuerdo con

Pablo de que Onésimo se quedara a servirle,

como participación de Filemón en el asunto,

pues Onésimo era esclavo de él. (Pero Pablo

no iba a hacer nada sin el consentimiento de

Filemón, versículo 14. Todo tiene que ser de

la voluntad de uno, y no por obligación o presión).

--“me sirviese en mis prisiones por el

evangelio”. Eran “prisiones del evangelio”

(Ver. H.A., Ver. Mod., etc.) porque vinieron a

consecuencia de predicar y defender el evangelio.

En la palabra “prisiones” Pablo alude a

sus sufrimientos, y en la palabra “evangelio” a

su autoridad apostólica.

Había sido el deseo de Pablo retener a

Onésimo para que, como representante de Filemón,

le sirviera durante su encarcelamiento

de algún tiempo (pues Pablo esperaba ser libertado,

versículo 22). Pablo insinúa a Filemón

que él tiene la obligación de atenderle

durante su encarcelamiento, dado que Pablo

era su padre espiritual. Esto es lo que da a entender

este versículo.

v. 14 -- “pero nada quise hacer”. El verbo

“quise” está en el tiempo pretérito; en el griego

es el tiempo aoristo, y por eso se indica una

resolución singular y decisiva. En el versículo

13 Pablo dice que quería; ahora dice que quiso.

Tomó esta decisión.

--“sin tu consentimiento”. La palabra

7

griega quiere decir “conocimiento, mente, razón,

y consentimiento”. La Ver. P.B. usa la

palabra “asentimiento”. Pablo respetaba los

derechos de propiedad de Filemón. Onésimo

era esclavo de Filemón; era propiedad de él.

El cristiano respeta la propiedad de otros. No

se aprovecha del bien de otro; no toma nada

sin el consentimiento de él.

(Esta es una lección que muchos cristianos

necesitan aprender, pues su cultura, o sea las

costumbres, les ha enseñado otra cosa. Se

aprovechan de otros cristianos, no molestándose

en conseguir primero el consentimiento.

“Obligan” a otros a hacerles favores, sabiendo

que la cultura no dejará que los otros les nieguen

los bienes procurados. Esto es ser aprovechados;

es carnalidad. Que todo el mundo

lo hace no lo justifica. Si el cristiano de veras

es nueva criatura, ha dejado esas cosas viejas.

Ahora sigue la mente de Cristo, como Pablo lo

hacía).

--“para que tu favor no fuese como de necesidad”.

Entiendo que el “favor” aquí referido

apunta al servicio que Onésimo rendía a

Pablo en Roma. Pablo no quería que ese favor

fuese cosa de presión o de coerción. (Pero hay

cristianos, como acabo de notar, que sobre todo

buscan el “favor”, no importándoles nada

que la cultura “haya obligado” al otro a proporcionárselo).

--“sino voluntario”. Todo servicio en el

reino de Dios tiene que ser del corazón de la

persona (Rom. 6:17). Compárense 1 Cor. 8:3;

9:7; 1 Ped. 5:2.

v. 15 -- “Porque quizás”. El hecho de la

Providencia de Dios (Su intervención en los

asuntos humanos) es firmemente establecido

en las Escrituras, pero los medios y los propósitos

de ella están velados a la mente del hombre.

Por eso dice Pablo, “quizás”. Compárese

el caso de José, hijo de Jacob (Gén. 45:5).

Advertencia: Pablo no está implicando

que esté bien hacer males para que vengan

bienes. Esto lo hace muy claro en Rom. 3:8.

Pero DIOS sí puede tomar algo malo y de él

sacar buenos provechos, según Su sabiduría y

propósitos.

Pablo está diciendo aquí que devolvía a

Onésimo, porque si lo hubiera detenido en

Roma, pudiera ser que hubiera derrotado el

propósito (de Dios) por el cual a Onésimo le

fue permitido ser separado de Filemón por un

tiempo breve.

--“para esto se apartó de ti”. Las palabras

“de ti” no están en el texto griego, pero se dan

por entendidas. En lugar de “se apartó”, mejor

dicen las versiones ASV y Mod., “fué apartado”,

o la Ver. P.B., “fué alejado” (en la Providencia

de Dios). Pablo no habla directamente

de algo que hiciera Onésimo (que él se apartó

de Filemón), sino de lo que pasó a Onésimo,

posiblemente en la Providencia de Dios (fue

apartado de Filemón).

--“por algún tiempo”. El griego dice,

“hora”. Véanse2 Cor. 7:8; Gál. 2:5. Se indica

un tiempo breve.

--“para que le recibieses para siempre”.

La frase “para siempre” puede indicar en este

contexto un servicio indefinido de parte de

Onésimo, comparado con el tiempo breve de

estar fugado. Pero en vista del versículo siguiente,

me parece que la idea es de “eternamente”,

pues la relación de “hermano en Cristo”

es de duración eterna.

v. 16 -- “ya no como esclavo”. Antes Onésimo

era solamente esclavo de Filemón, pero

ya no. La palabra griega, OUKETI, que aquí se

traduce “ya no”, aparece en Mat. 19:6 (antes

eran dos, pero ya no más; ahora son uno);

22:46 (antes le preguntaban; ya no le preguntaban

más); Luc. 15:19 (antes era digno de ser

llamado su hijo, pero ya no más); Jn. 6:66

(mientras creían, andaban con El; pero ya no

andaban más con El porque ya dejaron de

creer en El).

--“sino como más que esclavo, como hermano

amado”. Lo que dice Pablo es que ya

Onésimo no era esclavo solamente, sino también

y en particular hermano amado en Cristo.

El modismo hebraico de “no, sino”, que significa

“no solamente esto, sino especialmente

eso” se encuentra en varios pasajes (Luc.

14:12,13; Jn. 6:27; 1 Ped. 3:3; etc.). Véase NOTAS

SOBRE 1 PEDRO, página 25.

Este fue el posible propósito de la Providencia

de Dios: que Filemón tuviera a Onésimo

como hermano en Cristo.

--“mayormente para mí”. Pablo era su

padre espiritual; le había convertido. Para Pablo,

Onésimo era su hermano muy amado en

Cristo.

--“pero cuanto más para ti”. Pablo ya no

tenía a Onésimo en la carne, pero Filemón ya

le tenía en los dos sentidos: en la carne, y en el

espíritu. Habían tenido tiempo de conocerse,

ya volvía Onésimo arrepentido, y ahora estaría

con Filemón para siempre.

--“tanto en la carne como en el Señor”.

Filemón ya tenía algún interés doble en Onésimo.

“En la carne” el amo ya tenía a su esclavo

en la relación de trabajo, de asuntos temporales,

y de propiedad. Físicamente ya estaba

Onésimo con Filemón. Pero también le tenía

ahora “en el Señor”. En esta relación eran creyentes

los dos, colaboradores en el Reino, y

hermano con hermano en la obra espiritual.

v. 17 -- “Así que”. Es decir, a base de todas

las razones dadas, que Filemón tome acción

favorable. Esta frase, “así que”, conecta

con lo dicho del versículo 12.

--“si me tienes por compañero”. La palabra

“si” no indica duda, sino presenta un caso

de realidad. Es como haber dicho, “dado

que”, o “ya que”.

Filemón seguramente tenía a Pablo por

8

más que amigo. Le era más bien socio en la

salvación, andando los dos como uno en la

comunión con Cristo (1 Cor. 1:9). Compárese

Fil. 2:29.

--“recíbele como a mí mismo”. La idea es

ésta: “Me estimas (tienes) como socio en la salvación;

entonces, que le estimes a él de igual

manera porque también es salvo”. Pablo desea

que Filemón reciba a Onésimo como si fuera

al mismo apóstol Pablo. En Cristo no hay

diferencia (Gál. 3:28). Desde luego la relación

civil (amo y esclavo) es una, y la relación espiritual

es otra (hermano y hermano). Las dos

coexisten sin problemas cuando es hecha la

voluntad de Dios.

v. 18 -- “Y si en algo te dañó, o te debe”.

Aquí Pablo se expresa con delicadeza. Que el

deberle algo fuera cierto, o no, se deja a la decisión

de Filemón. La gramática griega puede

indicar que lo que Pablo expresa como una

hipótesis, o suposición, puede ser una realidad.

Es muy probable que Filemón haya sufrido

pérdida (aparte del servicio de Onésimo),

a causa de la fuga de Onésimo. Los esclavos

tenían fama de robos (Tito 2:10). ¡Costó

dinero viajar de Colosas a Roma!

--“ponlo a mi cuenta”. Es una promesa

sincera de Pablo. En el versículo siguiente dice,

“lo escribo de mi mano”. Pablo o tenía dinero

con que pagar (Hech. 24:26; 28:30) o tenía

acceso a él. Pablo estuvo de perfecto acuerdo

con que la posible deuda fuera puesta a su

cuenta.

La frase “poner a cuenta” en el griego es

una sola palabra, ELLOGEO, y aparece solamente

aquí y en Rom. 5:18. Quiere decir, poner a

cuenta, o imputar. (La palabra común en el

N.T. para decir “imputar”, o “ser contado a”,

es LOGIDZOMAI, que tiene la misma raiz, “LOGOS”,

que quiere decir, en cuanto a la mente,

“cuenta”). Es un término mercantil.

Este pasaje es terreno de debate en cuanto

a la cuestión del calvinismo y su doctrina respecto

a la imputación. Según el calvinismo, la

imputación es triple: el pecado de Adán es

imputado (dicen, “transferido”) a los hombres,

el pecado de los hombres es imputado a Cristo,

y luego la justicia personal de Cristo, la que

vivió sin pecado en este mundo, es imputada

al creyente en Cristo. Obviamente Dios imputa

según la justicia del caso. Inculpa de pecado

al que peca, pero no al inocente (Ezeq.

18:20). Dios no imputa el pecado de Adán a

nadie. El pecado del hombre no es imputado

a Cristo, y la justicia personal de Cristo no ha

sido imputada por Dios a nadie. No habría

justicia en transferir de una persona a otra lo

que no es justamente de él.

Los calvinistas quieren forzar este pasaje

para que ilustre cómo puede ser imputado algo

a una persona de quien esa cosa no es justamente

propiedad. Dicen que la deuda de

Onésimo fue imputada a Pablo, aunque Pablo

no incurrió en ella.

Ignoran cómo Pablo tomó sobre sí la deuda

de Onésimo, haciéndose responsable de

dicha deuda, así como Cristo tomó sobre sí

nuestros pecados, y Dios por eso lo trató como

Pecador (2 Cor. 5:21). Cristo no llegó a ser pecador

en realidad (pues pecar es transgredir la

ley de Dios, 1 Jn. 3:4), pero Dios le trató como

pecador en que Le permitió morir en lugar del

pecador. Dios Le hizo nuestra expiación por

el pecado (Heb. 7:26,27; 10:4-13).

Es cierto que a veces pasa que injustamente

se atribuye (se imputa, es contado) algo a

otro que no le toca; no es justamente suyo. Sí

se imputó, pero no justamente. Dios no imputa,

o cuenta, a otro lo que no es justamente suyo.

No imputa el pecado de Adán a nadie; no

imputa los pecados del hombre a Cristo. No

imputa la justicia personal de Cristo a nadie.

El único punto que puede ser deducido de

este versículo es que cuando alguno voluntariamente

pone a su cuenta la deuda de otro,

entonces puede ser tenido como responsable

de dicha deuda.

v. 19 -- “Yo Pablo lo escribo de mi mano”,

como nota promisoria. La Biblia enseña el

principio de restitución en caso de daño (Luc.

19:8).

Pablo pudo haber tomado la pluma en su

propia mano para escribir estas palabras, o la

frase puede indicar que escribió toda la carta,

en lugar de usar a un amanuense, o escribiente,

para el cuerpo de la carta, dejando la salutación

final acostumbrada para su propia mano.

Compárese 2 Tes. 5:17. Recordando que

esta carta acompañó a la escrita a los colosenses,

véase Col. 4:18.

--“yo lo pagaré”. El verbo griego, APOTINO,

significa pagar por completo, o volver a

pagar. Dice la Ver. Mod., “volver a pagar”.

Dice la Ver. P.B., “devolveré”. Las Ver. L.A. y

H.A. dicen, “reembolsaré”. Está diciendo Pablo

esto: Filemón, recibe a Onésimo como a mí

mismo y no dejes que alguna deuda de Onésimo

te lo impida; yo, Pablo, prometo cancelarla.

--“por no decirte que aun tú mismo te me

debes también”. La frase “tú mismo te me debes”

implica que Filemón fue convertido por

Pablo (probablemente en Efeso, Hechos 19:10).

Lo que Pablo dice se puede expresar de

esta manera: Así te doy mi nota de promesa,

hecha por mi propia mano. Esto lo digo para

no enfatizar que tú te me debes también. Pablo

dijo, “por no decirte”, pero sí lo dijo, aunque

de manera no enfática.

Pablo aceptó pagar cualquier deuda que

Onésimo tuviera con Filemón, pero dado que

Filemón debía su propia vida espiritual a Pablo;

debía perdonar la deuda de Onésimo. Eso

lo debía a Pablo también (ya que Pablo aceptaba

pagar la deuda de Onésimo); es decir, en

adición a toda su vida espiritual.

9

Filemón debía su vida espiritual a Pablo, y

ahora que Pablo le devuelve su esclavo fugado,

Filemón debe a Pablo doblemente.

Pablo sugiere a Filemón que su gran deuda

para con Pablo le haga olvidarse de la deuda

de Onésimo (la que Pablo ha tomado a su

propia cuenta), y no cobrarla. Pero, sea como

sea, Pablo promete pagarla si es necesario.

Es bíblico el principio de reciprocidad,

que es el de devolver algo por favores recibidos.

Era justo que Filemón “reembolsara” a

Pablo. Considérense Sal. 116:12; Gál. 6:6; 1

Tim. 5:4.

v. 20 -- “Sí”; en griego, NAI, una partícula

de confirmación o de aserción. Con esta palabra

Pablo recoge todo lo que ha dicho con referencia

a la petición hecha a favor de Onésimo,

y lo confirma. Véase esta palabra griega

en Mat. 11:26; Luc. 11:51; 12:5; Apoc. 1:7. O la

idea puede ser ésta: Sí, como puedes imaginarte,

quiero hacerme esta ganancia de ti. El provecho,

ayuda, o ganancia referido es el del refrigerio

de corazón.

--“hermano”. Véase el versículo 7, comentarios.

--“tenga yo algún provecho de ti”. Puede

haber un juego de palabras de parte de Pablo

en esta frase. Véase el versículo 10, comentarios.

“Provecho” es del griego ONAIMEN, la

forma verbal del nombre ONESIMOS. (Es como

si dijera Pablo a Filemón: Onesémame -- ayúdame

-- por medio de recibir bien a Onésimo).

Pablo desea ganar este provecho del que

le debe tanto. No lo demanda, sino que se expresa

en forma suave: “que tenga”. Casi se

pone en el lugar de Onésimo, identificándose

con él, porque cualquier ayuda rendida a

Onésimo sería como provecho para Pablo

mismo. (Dos ejemplos de esto: Mat. 15:25,

“socórreme”, aunque el socorro era para su

hija; y Mat. 25:40).

--“en el Señor” = en conexión con el Señor.

Filemón, al pensar en los beneficios recibidos

de su Señor, sería movido a beneficiar al siervo

de él, y el favor rendido a Onésimo, Pablo

lo tomaría como bendición del Señor.

--“conforta mi corazón”. Véase el versículo

7, comentarios. Al ver a Onésimo recibido

bien por Filemón, Pablo sentiría gozo en su

corazón en lugar de ansiedad y cuidado. Sentiría

refrigerio de corazón porque amaba mucho

a Onésimo (los versículos 12,16), y ahora

estarían sus dos conversos unidos en completa

comunión (aunque uno es amo y el otro esclavo).

La ganancia que Pablo espera recibir de

Filemón no va a empobrecer a éste, sino al

contrario, ¡enriquecerle!

--“en el Señor” = “con relación a Cristo”

(Ver. N.M.). Los manuscritos más antiguos

dicen “en Cristo”, en lugar de “en el Señor”.

La petición de Pablo, a favor de Onésimo, y la

concesión de ello de parte de Filemón, habían

de acontecer con relación a Cristo, o en conexión

con la voluntad de él. Las siguientes

versiones dicen “en Cristo”: L.A., B.A., H.A.,

Mod., ASV, y otras.

v. 21 -- “Te he escrito confiando en tu obediencia”.

Mejor, “Confiado en tu obediencia,

te escribo” (Ver. S.A., ASV). Pablo sabe que

Filemón es persona obediente al evangelio de

Cristo en todas las cosas, y por eso le es fácil

escribirle, sabiendo de antemano que su petición

será otorgada. (El evangelio enseña que

el perdonado perdone--Mat. 18:21,22).

Algunos creen que la “obediencia” referida

tiene que ver con que Filemón haga caso de

la petición de Pablo; es decir, que obedezca a

Pablo. Pero Pablo no dio órdenes (los versículos

8,9) que Filemón obedeciera. Me parece

que la “obediencia” referida es la de la vida de

Filemón de día en día.

--“sabiendo que harás aun más de lo que

te digo”. No sabemos qué cosa en particular,

si alguna, tenga Pablo en mente con estas palabras.

Es en vano suponer cosas (como por

ejemplo, la liberación de la esclavitud de Onésimo).

Es una expresión de gran confianza en

Filemón de parte de Pablo.

v. 22 -- “Prepárame también alojamiento”.

En lugar de “también” otras versiones dicen,

“a la vez” (L.A., H.A.) y “al mismo tiempo”

(Mod., P.B., R.V.A.). Está diciendo Pablo que

juntamente con su petición por Onésimo también

se le prepare alojamiento. Esperaba ser

librado de su encarcelamiento y pronto poder

visitar a todos los hermanos en Colosas.

La palabra griega para decir “alojamiento”

aparece también en Hech. 28:23. No hemos de

entender que Pablo pide hospitalidad precisamente

en la casa de Filemón, sino que Filemón

le provea dónde quedarse en Colosas (tal

vez con otros que le acompañen).

La noticia de una posible visita próxima

de Pablo daría énfasis a su petición hecha a

Filemón a favor de Onésimo.

--“porque espero que por vuestras oraciones

os seré concedido”. Que esto lo espere

Pablo indica que tiene razón para creer que

será juzgado pronto por el tribunal romano, y

que será puesto en libertad. Véanse Fil. 1:25;

2:23,24.

Nótese que Pablo emplea el número plural,

al decir “vuestras” y “os”. Así hace referencia

a las personas y a la iglesia mencionadas

en los versículos 1 y 2. Pablo oraba por

otros (versículo 4; Col. 1:9), y pedía las oraciones

de otros (1 Tes. 5:25). Véase NOTAS SOBRE

2 CORINTIOS, 1:11, comentarios. Dios

contesta las oraciones del creyente fiel (Sant.

1:5,6; 5:15-18).

La frase “os seré concedido” es voz pasiva,

indicando que sería la providencia o intervención

de Dios, y no de Pablo, la que lograría

la concesión. Y la llegada de Pablo va a ser un

10

favor para Filemón y para los demás hermanos

en Colosas, porque están bien endeudados

con Pablo por su salvación en Cristo. Ellos lo

van a considerar como un privilegio para

ellos, y no como una carga.

La evidencia histórica apunta a que las cosas

sucedieron como aquí van expresadas.

v. 23 -- “Te saludan Epafras”. Se menciona

en Col. 1:7 y 4:12. Su nombre es contracción

del nombre Epafrodito (Fil. 2:25; 4:18).

No es probable que fueran la misma persona.

De los pasajes en Colosenses (1:7,8; 4:12,13)

deducimos que era colosense, el que primero

enseñó el evangelio a los colosenses, que predicó

también en Laodicea y en Hierápolis, y

que oraba mucho por las iglesias, estando

muy solícito por su bienestar espiritual.

--“mi compañero de prisiones”. En el versículo

1 aparece la palabra DESMIOS, “prisionero”

ligado, o encadenado. Pero aquí en este

versículo la frase “compañero de prisiones” es

una sola palabra griega, SUNAIXMALOTOS. SUN

indica “con”, y de eso, “compañero”. El resto

de la palabra significa “uno llevado cautivo

por la lanza”.

Esta palabra griega aparece solamente

aquí, en Rom. 16:7 (Adrónico y Junius), y en

Col. 4:10 (Aristarco). En forma verbal la palabra

aparece en Rom. 7:23; 2 Cor. 10:5; Efes. 4:8,

y trata de llevar cautivo figurada, o espiritualmente.

Es muy probable que aquí

hable Pablo de Epafras, como compañero de

prisiones en el sentido espiritual (por asociación

íntima con el apóstol en sus prisiones), y

no que en realidad había sido encarcelado.

Véase y compárese “compañero de milicia”,

ver. 2, comentarios. Allí la palabra griega

es SUSTRATIOTES ( = soldado compañero). En

sentido espiritual es un socio en las labores y

los conflictos por la Causa de Cristo.

--“por Cristo Jesús”; es decir, por la Causa

de Cristo. El texto griego dice, “en Cristo Jesús”,

y así se traduce en las versiones L.A.,

H.A., B.A., Mod., ASV, y J.T.D. La frase quiere

decir, “en conexión, o relación, con Cristo

Jesús”. Véase el versículo 20, comentarios.

v. 24 -- “Marcos, Aristarco, Demas y

Lucas, mis colaboradores”. Estos, y Epafras

mencionado en el versículo 23, mandan saludos

a Filemón. “Te saludan”, dice el texto.

No mandaron saludos en particular a los otros

a quienes Pablo en el versículo 2 dirige la carta,

tal vez por conocer personalmente a Filemón,

pero no a ellos. (Ellos recibirían los saludos

en la carta a los colosenses).

Estos mismos (Col. 4:10-14), más un cierto

Jesús, llamado Justo (4:11), envían saludos a

los colosenses. Esto presenta evidencia sólida

de que Filemón residía en Colosas.

Estos hermanos eran “colaboradores” de

Pablo. Véase el versículo 1, comentarios. Allí

y aquí aparece la misma palabra griega, SUNERGOS.

En cuanto a Marcos, Véanse Hech.

12:12,25; 13:13; 15:37-39; Col. 4:10; 2 Tim. 4:11.

En cuanto a Aristarco, Véanse Hech. 19:29;

20:4; 27:2; Col. 4:10.

En cuanto a Demas, Véanse Col. 4:14; 2

Tim. 4:10.

En cuanto a Lucas, el autor del evangelio

que lleva su nombre, LUCAS, y del libro

HECHOS, véanse Col. 4:14; 2 Tim. 4:11.

v. 25 -- “La gracia de nuestro Señor Jesucristo

sea con vuestro espíritu”. Compárense

Gál. 6:18 y Fil. 4:23. Considérese 2 Tim. 4:22.

Véase NOTAS SOBRE 2 CORINTIOS, 13:14,

comentarios.

Pablo dirige este deseo a las personas

mencionadas en los versículos 1 y 2. (Nótese

que dice, “vuestro”; en el versículo 23, dice

“te”). Es que el favor no merecido del Señor y

Ungido, Jesús, con todos sus buenos efectos,

sea con el hombre interior (el espíritu) de

ellos. Pablo termina todas sus cartas con el

deseo de que la gracia sea con sus lectores.

--“Amén”. Al final de una declaración, la

palabra “amén” significa un deseo fuerte de

que así sea

publicado por iglesiadecristo a las 19:10 · Sin comentarios  ·  Recomendar
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>, <li>· Lista</li>
img
.Calendario
Ver mes anterior Abril 2014 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930
img
.Nube de tags [?]
img
.Enlaces
img
.Al margen
DIOS LES BENDIGA SALUDOS DESDE SULLANA-PERU
UN SALUDO MUY ESPECIAL A TODOS AQUELLOS QUE HAN ACEPTADO A JESUS COMO SU SALVADOR. DESDE SULLANA-PERU
img
.Secciones
» Inicio
img
.Buscador
Blog   Web
img
.Se comenta...
» MENSAJE WAYNE PARTAIN
2 Comentarios: Julie, Marla
img
.Más leídos
» ASPECTO BASICO DEL DISCIPULADO
» COMENTARIO LIBRO DE FILEMON
» 4 LEYES ESPIRITUALES
» Colosenses
» colosenses capitulo 1
» colosenses capitulo 2
» ENCARCELAMIENTOS DE PABLO
» EL JOVEN CRISTIANO
» MENSAJE WAYNE PARTAIN
img
.Tópicos
» General (9)
img
.Sobre mí
FOTO

ANDRES CHIROQUE SILVA

LEER LA PALABRA DE DIOS.
MEDITAR EN LA BIBLIA.
APLICAR A MI VIDA LO QUE LEO DE LA BIBLIA.
LICENCIADO EN EDUCACIÓN

» Ver perfil

img
.Marcadores flenk
img img
FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad